Abel Amutxategi

Autor de 'Su muerte, gracias' (humor à la Terry Pratchett), ' La tienda del señor Li' (road movie surrealista) y 'Berbontzi' (literatura infantil en euskera). Fiel devoto de Io y Monesvol, mataría a su editor por un buen barco pirata.

Latest posts by Abel Amutxategi (see all)

Todos los proyectos creativos tienen algo en común. De hecho, el ejercicio de creatividad necesario para escribir un libro no es demasiado diferente al que hay que hacer para inventar algo. Al fin y al cabo es precisamente eso lo que estamos haciendo: inventar una historia que sea real dentro del sistema de causalidades en el que se desarrolla nuestra novela.

Después de haber compartido una lista de 10 reglas para inventores y de haber empezado a aplicar estas reglas a la escritura creativa, ahora vamos a desgranas las cinco últimas normas que deberían guiar el trabajo de cualquier inventor que se precie… ¡y también el de cualquier escritor!

6. Los problemas están para ser resueltos

A pesar de que muchas veces pensamos en las reglas y restricciones como algo contra lo que luchar, lo cierto es que las limitaciones impulsan la creatividad de una forma muy interesante. A veces tenemos tantas opciones ante nosotros, tantos caminos entre los que poder elegir con total libertad, que no sabemos con cuál quedarnos. ¿No os ha pasado nunca? A mí sí. Y no sólo una vez, no hay más que leer las cartas de algunos restaurante.

Del mismo modo que el uso de una métrica fija hace que se dispare la creatividad del poeta, el encontrarnos con un problema a lo largo de desarrollo de nuestra historia tiene que ser más un acicate para hacernos seguir adelante que una señal de que debemos batirnos en retirada.

Todos los problemas pueden ser resueltos y la solución la tenemos nosotros. Siempre la tenemos. De otro modo, no podría existir el problema.

Sólo tenemos que hacernos tres preguntas: ¿cuál es el problema? ¿cómo podría solucionarse? ¿qué solución de entre todas éstas encaja mejor en el juego de causalidades en el que se desarrolla nuestra historia?

Éste podría ser un gran tema para una futura entrada.

7. Los proyectos son apilables

Siempre hemos leído que la mejor forma de escribir algo es simplemente escribirlo. Terminar de escribirlo. Dedicarnos a ello hasta ponerle el punto final.

Pero eso no siempre tiene por qué ser así, especialmente en el caso de los escritores noveles. Más adelante hablaremos sobre el Currículum Literario, pero ya podemos adelantar que una de las claves de este Currículum es la de hacer saber a todo aquel que lo lea que tenemos un cierto público ya ganado de antemano. Mientras escribimos nuestra novela, tal vez creamos conveniente publicar un relato corto en una revista de nuestra ciudad. O en nuestro blog. O en un portal de Internet. Sin ir más lejos, podríais hacerlo en nuestro Foro Literario (estamos deseando leeros).

El proyecto del relato estaría englobado dentro del proyecto más amplio de la novela. Podremos compatibilizar varios proyectos a la vez siempre que estos proyectos puedan anidarse unos dentro de otros hasta formar una sola unidad.

Tenemos que tener muy claro qué es lo que queremos conseguir. Todo lo demás sería desperdiciar un tiempo y una energía de los que no creo que estemos demasiado sobrados.

creatividad cómo escribir un libro

8. Si tiene tuercas, éstas deberán ser apretadas

Si en el primer acto hay una pistola colgada de la pared, ésta deberá ser disparada en el segundo. Si no, no la pongas ahí“. Esta conocida cita de Chéjov nos recuerda que todo lo que aparece en una novela tiene que estar ahí por algo, pero esta octava regla puede y debe tener un sentido mucho más amplio que éste.

Si hay personajes, éstos deberán interactuar entre sí.

Si hay escenarios, éstos deberán ser visitados.

Si hay necesidades, éstas deberán ser satisfechas.

Si hay conflictos, éstos deberán ser resueltos.

O no.

Siempre podemos elegir no seguir esta regla, tampoco hay nada malo en ello.

Pero tenemos que tener bien claro que, si los personajes no interactúan entre sí, los escenarios no se visitan, las necesidades no se satisfaces o los conflictos no se resuelven, tiene que ser por un buen motivo (los personajes ni siquiera se odian lo suficiente como para matarse entre sí, los escenarios traen recuerdos demasiados dolorosos al protagonista, el héroe fracasa en su aventura, etc.).

De otro modo, estaremos traicionando la confianza que el lector ha depositado en nosotros.

Y un lector traicionado nunca vuelve.

9. Si está roto, está bien

Me encanta que los planes salgan mal. Un relato fallido es lo mejor que podemos tener en nuestras manos (realmente es lo segundo mejor que podemos tener justo después de un relato exitoso, sí). Además de enseñarnos qué es lo que NO queremos que sea nuestra prosa, un relato fallido nos da la oportunidad de destrozar uno de nuestros trabajos si ningún tipo de miramiento (aunque sí convendría guardar una copia de seguridad por si el relato no está en realidad tan roto como nosotros pensamos).

Podremos quitar y poner, no ya palabras, sino páginas enteras sin cargo de conciencia. Detenernos en esa escena en la que la relación entre nuestros protagonistas empieza a chirriar, o en esa otra en la que el malo de la película parece demasiado simple como para ser real, o en aquélla en la que incluimos una conversación de tres páginas en la que la acción no avanza ni un ápice.

Y es que…

10. El interior de las cosas es maravilloso

…las entrañas de una historia son maravillosas. Son ellas las que esconden el secreto del éxito y del fracaso. Cuando decimos que alguien tiene un don para escribir, lo que en realidad queremos decir es que sabe escribir un diálogo creíble, describir un lugar con los rasgos estrictamente necesarios como para que lo recreemos en nuestra mente sin que lleguen a abrumarnos los detalles, salpimentar la trama con unos puntos de giro tan inevitables como inesperados…

En definitiva: queremos decir que domina el arte de la construcción de cada una de las piezas que conforman las entrañas de la historia y que sumadas dan como resultado la obra final que llega al lector.

¿Estás de acuerdo con estos consejos? ¿Te parecen pertinentes? ¡Cuéntanoslo en los comentarios de esta entrada!

Además de recordarte que puedes recibir todas nuestras entradas en tu correo electrónico si te apuntas a nuestra Lista de Correo, en esta ocasión queremos pedirte un favor.

¡Pero no te asustes! Porque no te costará mucho. Sólo nos gustaría que, si te han parecido interesantes estas entradas, las compartieras en tus redes sociales favoritas a través de los botones de aquí abajo.

Puede ser en Google+, Twitter, Facebook, Menéame… no te costará nada, y nos harás un grandísimo favor.

Gracias por leer…

Hasta ahora tenemos 5 Comentarios.

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Todos los proyectos creativos tienen algo en común. De hecho, el ejercicio de creatividad necesario para escribir un libro no es demasiado diferente al que hay que hacer para inventar algo. Al fin y al cabo es precisamente e……

  2. […] el proyecto Bubisher 1 alma 7 10 Reglas para Inventores aplicadas a la Escritura 3/3 por sijord en literatura hace nada […]

  3. Willy Mejia dice:

    me gusta leer soy profesor y abogado vivo en un lugar paradiciaco a la orilla del pantano mas grande del mundo de agua dulce en Bolivia-ciudad provincia German busch- puerto Suarez e escritos unois poemas para niños por la doble http://WWW.PROYECTO BOSNI ME ENCANTARIA ESCRIBIR CON USTEDES AQUI TENGO BASTANTE MATERIAL PRA ESCRIBIR O IN VENTAR UN LIBRO DE AMOR CON LA BIODIVERSIDAD QUE HAY EN ESTE PANTANO BOLIVIANO ( LA CUENCA DEL PLATA )

    • Obed Siñani dice:

      A mi tambien me encanta leer y escribir, gracias por los consejos, y al igual que Willy, tambien soy de Bolivia, pero de la Ciudad de La Paz; y aunque no parezca la biodiversidad aqui es grande. Muchos saludos y felicitaciones por el sitio.

Leave a Reply