La tienda del señor Li

Book Cover: La tienda del señor Li
Editions:Hardcover (Spanish) - Edición limitada: € 3,99ePub (Spanish): € 0,75Kindle (Spanish): € 0,75PDF (Spanish): € 0,75

¡FINALISTA DE LOS PREMIOS IGNOTUS 2017!

Dos letradictos que se chutan citas literarias en un polígono industrial de Ciudad Capital. Unas galletitas de la suerte que dicen siempre la verdad. Un anciano que esconde un aterrador secreto. Un archimandrita ortodoxo con una misión que no está dispuesto a abandonar.

Éstas son sólo cuatro de las historias que se entrecruzan en La tienda del Señor Li, una surrealista road movie urbanita que mezcla humor y locura a partes iguales.

Pero, por encima de todo eso, La tienda del Señor Li es un homenaje a la palabra escrita. Una historia que habla de cómo la palabra correcta puede cambiarnos la vida, y de cómo la palabra equivocada también puede hacerlo.

Excerpt:

Anna cerró los ojos para concentrarse en las sensaciones que se abrían paso por su cuerpo. Abrió los labios en una mueca salvaje y aspiró entre dientes antes de desplomarse sobre el sofá en un gesto de evidente naturaleza sexual. Alzó las caderas y buscó el cielorraso con el extremo de su barbilla, sin dejar de apretar en ningún momento el trozo de papel contra su antebrazo. A medida que la tinta se abría paso por el sistema linfático de Anna, su voz se fue rompiendo en unos jadeos cada vez más intensos, hasta desembocar en un temblor en el que todo su cuerpo se contrajo antes de distenderse de una vez por todas.

—«La vida es un país extranjero» —recitó—. Jack Kerouac.

LEER MÁS

Y luego, con el pecho hinchado aún por una respiración entrecortada, abrió los ojos para lanzarle a Kamil una invitación muda. Él revolvió las papelinas con nerviosismo. Trató de coger una, pero lo único que consiguió fue hacer que resbalaran juguetonas entre sus dedos. Cuando al fin logró prender una, la apretó contra su antebrazo sin echar siquiera un vistazo a lo que llevaba escrito.

—«Me dan miedo esas grandes palabras que nos hacen tan infelices» —tartamudeó—. James Joyce.

—Ésa es buena —reconoció Anna, retrepándose en el sofá. Estiró el brazo para extraer una nueva papelina y se mordió el labio inferior, saboreando el placer de la anticipación. Cuando apretó el papel contra su antebrazo y la tinta alcanzó su circulación sistémica, se dejó caer de nuevo sobre el sofá.

—«Creer significa liberar en sí mismo lo indestructible o mejor: liberarse o mejor aún: ser indestructible o mejor aún: ser».

—«Volví a sentir los latidos de su corazón y la sangre circulando por dentro de su carne como si fuera un río de leche» —se apresuró a responder Kamil, apretando una nueva papelina contra su antebrazo.

Anna rio, devuelta a una infancia que todavía desconocía el significado de la palabra tabú. Una infancia en la que el Diablo se sentaba a la sombra de un alerce y componía canciones que luego hacía volar con el viento.

—«El culo es la cara del alma del sexo» —silabeó casi, dejando que la lujuriosa palatalidad de la letra ele le entrecerrara los ojos y le lamiera el velo del paladar.

—«El amor es una niebla que quema con la primera luz del día de la realidad» —contraatacó Kamil.

—«La relación sexual es darle patadas en el culo a la muerte mientras cantas» —lo provocó ella.

—«El amor no es repetición. Cada acto de amor es un ciclo en sí mismo, una órbita cerrada en su propio ritual».

Por un momento, sólo se escuchó el ruido de la agitada respiración de la pareja. Los ojos de Anna clavados en los de su compañero. El corazón de Kamil bombeando su sangre con la fuerza de un ejército invasor. Solos ellos dos, en medio de un mundo que parecía haber dejado de existir.

Hasta que Anna rompió el silencio.

—¿Qué basura es esa? —preguntó, puede que no en el tono que Kamil hubiera deseado escuchar.

COLAPSAR
Reviews:Origen Cuántico dijo en Origen Cuántico :

Si escribir un libro que consiga que sonrías es complicado, escribir uno que además de hacerte soltar un par de carcajadas, te haga levantar varias veces las cejas asombrado por el impecable estilo de su autor, es algo que rara vez se ve.

Dream of Elvex dijo en Dream of Elvex :

El estilo de Abel Amutxategi me ha gustado mucho. La tienda del Señor Li es una novela muy gamberra, de historias cruzadas, de vidas que convergen en un lugar y un momento concretos. La diversidad de los puntos de vista, el humor y el surrealismo de algunos momentos provocan que la lectura sea muy ágil, entretenida y divertida. Creo que la escritura ha tenido que ser difícil, la estructura está muy bien pensada, y tiene mérito cómo todas las piezas encajan al final.

Letradictos (concepto muy interesante) que se convierten en chefs, ancianos que se rebelan contra sus cuidadores, un viejito chino misterioso, un archimandrita ortodoxo con aficiones sangrientas... estos son algunos de los personajes de esta bizarra historia.

Abel Amutxategi crea una historia muy recomendable, una extraña mezcla, como si el Eduardo Mendoza más gambero escribiera el guión de una película de Dany Boyle.

Pablo García Maeso dijo en Goodreads :

Una locura IMPRESCINDILE

Sergi Álvarez dijo en Blurb editorial :

¡Que alguien llame a emergencias!

Que los ancianos han huido del asilo para liarla parda y no hay quien los pare.

¡Que alguien llame a una ambulancia!

Que si estáis comiendo en un restaurante chino, nunca, bajo ningún concepto, pidáis las «Gambas a la Shan».

¡Que alguien llame al FBI! ¡O mejor a la DEA!

Que si los lectores se han convertido en yonkis, entonces los señores de El Transbordador son los camellos; y Don Abel, el artífice de este relato, es el químico loco que te dejará alucinado y con la risa floja.

Esta mierda es buena, hermano.


Comments are closed.