Los personajes son los encargados de que de hacer que al lector le importe la historia que está leyendo. Al lector o al televidente. O al editor de nuestra novela. O al productor de nuestra película. Esas personas también son nuestro público: de hecho nuestro primer público y la llave que nos podría facilitar o no el acceso a un público mayor.

Pero, ¿cómo se hace esto?

Para empezar, dividamos a los personajes en Redondos y Planos para una mayor claridad.

Personajes redondos

Los Personajes Redondos serán los protagonistas de nuestra historia, los que tendrán que enganchar a nuestros lectores.

Y para que los personajes cumplan con su función sólo tienen que hacer una cosa: conseguir que el lector se identifique con ellos, no tanto en el sentido de compartir sus deseos sino en el comprender el origen de sus fuerzas y debilidades.

Consecuencia

Esta será la primera de las cualidades necesarias de nuestros personajes protagonistas: la consecuencia.

Nadie se podría identificar con alguien que se ríe a carcajadas en el momento de la muerte de su padre después de haber sido mostrado como un buen hijo.

Ni con un tirano que se disfrace cada noche para deslizarse por las calles oscuras y dejar una generosa limosna en el monasterio más cercano.

Éstos son episodios que podemos contar en nuestra novela, por supuesto. De hecho, estas contradicciones pueden sernos muy útiles a la hora de enriquecer nuestros personajes principales. Pero deberemos haber explicado el por qué de cada una de estas contradicciones antes de dar por finalizada nuestra historia.

Podremos y en ocasiones deberemos utilizarlas como una herramienta para crear intriga, pero el lector se sentirá defraudado si no le damos una explicación satisfactoria sobre ellas antes de girar la última página.

El bueno hijo puede reír de desesperación porque su padre siempre le había dicho que moriría antes que él si no dejaba su mala vida.

El tirano puede entregar limosna porque su única hija, no reconocida, se recluyó en ese monasterio tras la muerte de su madre.

Al lector le vale con sólo una explicación.

Pero tiene que ser una explicación consecuente con todo lo que supone ese personaje en la historia.

Compleción

Los Personajes Redondos han de ser completos. Tienen que tener una historia y una vida por detrás, a pesar de que ésta no se muestre al lector en toda su expresión.

Deben tener aficiones, costumbres, filias o fobias.

Tiene que gustarles escuchar la radio o no, hablar con extraños o no, han de ser grandes cantantes, mediocres cantantes o tener la voz de de un cuervo afónico, les tiene que gustan comer mucho o comerán sólo para sobrevivir, etc.

Tendrán que dejar de ser personajes para ser, en fin, personas.

Sólo así conseguiremos que el lector se refleje en ellos y quiera saber cómo demonios se las arreglarán para superar los obstáculos a los que los hemos enfrentado a lo largo de nuestra historia.

Personajes planos

Los Personajes Planos son aquellos pesonajes secundarios que sirven para que nuestros personajes principales (nuestros Personajes Redondos según esta división) consigan su objetivo… o no.

Son ese camarero que le lleva una llamada al protagonista mientras está comiendo en el restaurante del hotel.

Ese conductor de taxi que le ofrece una charla aparentemente sin importancia mientras viaja hacia su objetivo, pero que realmente está muy estrechamente relacionada con el tema principal que trata la novela, con el conflicto interno al que se está enfrentando nuestro protagonista.

La cualidad principal de estos personajes ha de ser la simpleza. No aparecerán más que en unas pocas líneas de nuestra novela (o una sola secuencia de nuestra película), así que habrá que dejar las cosas claras cuanto antes y definirlos con sólo un par de trazos.

El camarero es estirado y al mismo tiempo servil.

El taxista es de apariencia soez, pero de muy buen corazón.

Los tópicos pueden ser un gran aliado nuestro en esta labor (la figura del gordito simpático, el intelectual que lleva gafas, etc.) pero no conviene abusar de ellos.

Desarrollaremos en un post futuro algunos de los métodos que se puedes utilizar para caracterizar personajes.

¿Que os parece esta división? ¿Podéis aplicarla a los personajes de vuestra historia?

The following two tabs change content below.
 Personajes Redondos y Personajes Planos

comoescribirunlibro

 Personajes Redondos y Personajes Planos

Latest posts by comoescribirunlibro (see all)

Share

Hasta ahora tenemos 13 Comentarios.

  1. [...] personajes son los encargados de que al lector le importe la historia que está [...]

  2. [...] Personajes Redondos y Personajes Planos comoescribirunlibro.wordpress.com/2011/08/02/personajes-r…  por sijord hace 2 segundos [...]

  3. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Los personajes son los encargados de que de hacer que al lector le importe la historia que está leyendo. Al lector o al televidente, o al editor de nuestra novela, o al productor de nuestra película. Esas personas también son…..

  4. [...] de los personajes. De su importancia en la creación de una buena historia, de la división entre Personajes Redondos y Personajes Planos, de cómo y cuándo podemos y debemos caracterizar efectivamente un personaje literario… pero [...]

  5. [...] personajes son los encargados de que al lector le importe la historia que está [...]

  6. [...] de los personajes. De su importancia en la creación de una buena historia, de la división entre Personajes Redondos y Personajes Planos, de cómo y cuándo podemos y debemos caracterizar efectivamente un personaje literario… pero [...]

  7. [...] de los personajes. De su importancia en la creación de una buena historia, de la división entre Personajes Redondos y Personajes Planos, de cómo y cuándo podemos y debemos caracterizar efectivamente un personaje literario… pero [...]

  8. [...] hablado en varias ocasiones sobre los diferentes tipos de personajes y sobre algunas formas en los que podríamos caracterizarlos, pero hay un requisito de obligado [...]

  9. Acuerdo full con lo que dices en este post. Me parece que cuando a un lector le importa sobremanera lo que va a pasarle a un personaje, sabemos que estamos haciendo bien nuestro trabajo. Abrazo por completo ese punto donde afirmas que los personajes redondos "tendrán que dejar de ser personajes para ser, en fin, personas", lo que considero, en lo personal, la pepita de oro a la hora de crear en forma efectiva a un protagonista.

    ¡Felicidades por este espacio!

Leave a Reply