Abel Amutxategi

Autor de 'Su muerte, gracias' (humor à la Terry Pratchett), ' La tienda del señor Li' (road movie surrealista) y 'Berbontzi' (literatura infantil en euskera). Fiel devoto de Io y Monesvol, mataría a su editor por un buen barco pirata.

Desde siempre he sentido una gran admiración por Roald Dahl. En alguna de las entrevistas que me hicieron tras la publicación de ‘Berbontzi’, de hecho, lo mencionaba como uno de mis tres escritores preferidos en lo que a literatura para niños hacía referencia, por haber dinamitado como nadie las barreras de la literatura infantil moderna. Pero Roald Dahl es mucho más que eso. Y cuanto más leo sobre él, me parece un personaje más interesante.

Hace algún tiempo leí su libro ‘The Wonderful Story of Henry Sugar and Six More’. Es un libro de relatos que, si no me equivoco, tradujo al castellano la editorial Anagrama bajo el título de ‘Narraciones extraordinarias’.

El caso es que, además de unos relatos de una sensibilidad exquisita, el volumen incluye también un texto en el que Dahl explica cómo llegó a convertirse en escritor sin así haberlo buscado de forma consciente.

roald-dahl

Todo el texto es muy revelador, pero hoy quiero compartir con vosotros un breve fragmento en el que el bueno de Roald Dahl lista algunas de las cualidades que uno debe tener, o que al menos debe intentar llegar a tener, en caso de querer llegar a ser un buen escritor de ficción.

Y son estas:

  1. Debes tener una viva imaginación.
  1. Debes ser capaz de escribir bien. Con eso me refiero a que debes ser capaz de hacer que una escena cobre vida en la mente del lector. No todo el mundo tiene esta cualidad. Es un don que se puede tener o no.
  1. Debes tener aguante. En otras palabras, debes ser capaz de seguir trabajando en un mismo proyecto sin rendirte jamás hora tras hora, día tras día, semana tras semana y mes tras mes.
  1. Debes ser un perfeccionista. Eso quiere decir que nunca estarás satisfecho con lo que hayas escrito hasta no haberlo reescrito una y otra vez, para hacerlo tan bueno como realmente puede llegar a ser.
  1. Debes ser disciplinado. Recuerda que vas a trabajar en soledad. No vas a tener ningún jefe. Nadie va a estar a tu lado para echarte la bronca si no te presentas a trabajas o si empiezas a hacer el vago.
  1. También ayuda mucho tener sentido del humor. No es del todo necesario a la hora de escribir para el público adulto, pero es esencial a la hora de escribir para niños.
  1. Debes ser humilde. El escritor que piensa que su trabajo es maravilloso se está buscando problemas.

¿Qué pensáis de esta lista?

Salvo alguna pequeña puntualización (sabéis que, por ejemplo, no me gusta hablar de «dones» sino que más bien de «habilidades adquiridas tras una larga práctica»), ¡yo no podría estar más de acuerdo con ella!

Hasta ahora tenemos 4 Comentarios.

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Desde siempre he sentido una gran admiración por Roald Dahl. En alguna de las entrevistas que me hicieron tras la publicación de ‘Berbontzi’, de hecho, lo mencionaba como uno de mis tres escritores preferidos en lo que …

  2. charly dice:

    hola
    Trabajo y mucho trabajo, básicamente y, las habilidades adquiridas en el tiempo dedicado.
    Un saludo

  3. Ivan dice:

    Parcialmente de acuerdo con el punto siete, debemos ser humildes y aceptar las criticas intencionadas y mal intencionadas, sin embargo debemos creer que somos buenos muy buenos y que lo que escribimos es tan bueno que otros querrán leerlo. Para los que ya tienen éxito y son conocidos creerse este punto como lo indica el Sr Dahl es muy facil

  4. […] algunas semanas, veíamos cómo Roald Dahl nos recordaba algo tan básico como que necesitamos escribir bien para ser escritores. Así que partiremos de la base de que, en efecto, sabemos escribir muy bien y somos capaces de […]

Leave a Reply