¿Te gusta escribir?

Suscríbete y recibirás UN correo semanal con todas las novedades del blog.

Además, como regalo de bienvenida, recibirás también un cupón de descuento del 50% en la novela 'Su muerte, gracias', una obra de humor de la que dicen cosas como éstas:

"Divertidísima, descacharrante, me ha encantado esta historia de fantasía humorística en la que todo es un disparate y, a pesar de ello, es lógico que sea así. Me ha hecho soltar la carcajada en varias ocasiones. Muy, muy recomendable."

"Una novela con un humor fino y ácido, con mucha ironía y con un estilo impecable."

¿Quieres aprovechar este regalo?

Abel Amutxategi

Autor de 'Su muerte, gracias' (humor à la Terry Pratchett), ' La tienda del señor Li' (road movie surrealista) y 'Berbontzi' (literatura infantil en euskera). Fiel devoto de Io y Monesvol, mataría a su editor por un buen barco pirata.

El humor es uno de los géneros más denostados en lo que a literatura se refiere. Pero, en fin, es el género por el que yo me he decantado a la hora de acercarme a la literatura.

¿Por qué?

Muy fácil: porque me permite mostrar una visión del mundo llena de compromiso que creo que puede actúar a modo de arma de instrucción masiva para ir cambiando cosas poco a poco… y sobre todo entretener, claro está.

Pero, si tú también quieres recorrer la senda del humor, deberás conocer algunas reglas y evitar algunos errores muy concretos.

Si quieres acompañarme, aquí tienes mis 6 consejos para escribir una novela de humor:

1. Ve más allá de los chistes

Si crees que una novela de humor no es más que una colección de chistes hilados con cierta gracia, estás muy equivocado. El humor de las novelas humorísticas no está tanto en los gags que salpican la trama aquí y allá, sino en su propia trama.

Pero pongamos un par de ejemplos para ilustrar este punto: mi novela ‘Su muerte, gracias‘ cuenta la historia de un vendedor de suicidios fracasado que termina poniendo el mundo al borde de la destrucción cuando se ve obligado a encontrar un primer cliente para la empresa en la que trabaja.

La tienda del señor Li‘, en cambio, está ambientada en un mundo en el que la literatura está prohibida… pero en el que la gente como Pablo Coelho no tiene ningún problema a la hora de publicar sus libros.

Por serio que me quiera poner o por sosos que pudieran resultar los personajes de mis obras, de estas premisas narrativas no puede surgir más que el humor más descacharrante.

2. Sorprende al lector…

Si logras que el lector abra la boca en un gesto de sorpresa, ya habrás recorrido la mitad del camino que le llevará hasta la carcajada.

El chiste más común es aquél en que esperamos oír una cosa y se dice otra. Clic para tuitear

Cicerón fue quien dijo aquello de que “el chiste más común es aquél en que esperamos oír una cosa y se dice otra”. Y, desde entonces, muchos otros filósofos y teóricos del humor han relacionado el humor con la sorpresa de uno u otro modo. Blaise Pascal decía que “nada hace reír tanto a las gentes como la sorprendente disparidad entre lo que esperan y lo que ven suceder”, Kant se refería a la risa como aquello que nos sobreviene después de ver nuestra esperanza frustrada y Ralph Waldo Emerson buscaba el origen del humor en “la ruptura de la continuidad en el intelecto”.

Todos ellos tienen razón…

Sátira, humor negro y literatura

La sátira y el humor negro también forman parte de la literatura

3. …pero mantén tus pies en el suelo

Yo tengo una teoría bastante personal: creo que el humor nace del punto en el que lo sorprendente se encuentra con lo cotidiano.

El humor nace del punto en el que lo sorprendente se encuentra con lo cotidiano. Clic para tuitear

¿Cómo se come eso?

Para ilustrar este punto voy a contarte el chiste más antiguo del que tenemos referencia escrita… y te pido perdón de antemano, porque es bastante malo.

“Un hombre entra en una peluquería y se sienta en el sillón del barbero.
-¿Cómo desea que le corte el pelo? -le pregunta el barbero.
-En silencio -responde él.”

Ya os había adelantado que era malísimo. Pero la cosa es que este chiste lleva arrancando alguna que otra sonrisa desde hace más de 2.000 años porque su referencia escrita más antigua data nada más y nada menos que de los tiempos del Imperio Romano.

¿Por qué este éxito?

Porque en él nos encontramos con una respuesta inesperada que tiene mucho de verdad: la mayoría de nosotros preferimos que el peluquero no nos moleste con su cháchara mientras nos está cortando el pelo, por mucho que las convenciones sociales nos impidan hacérselo ver así.

Por eso lectoras como Bettie Pathway o Ana González Duque han destacado la forma en la que ‘Su muerte, gracias‘, por ejemplo, refleja la realidad cotidiana, por mucho que lo haga de un modo tan exagerado como distorsionador.

4. Construye diferentes capas de humor

No te descubriré nada nuevo si te recuerdo que no todo el mundo se ríe con las mismas cosas. Así que harías bien en trabajar varias capas de humor en tu novela. Desde el humor más básico que podría estar basado en el slapstick, hasta el humor más elevado para el que el lector debería compartir ciertos códigos contigo.

5. Dota a tu historia de un significado

Recuerda que, sea ésta humorística o no, lo más importante será siempre escribir una buena novela. Así que recuerda tratar un tema de fondo con el que se pueda sentir identificado un público lo más amplio posible, dotar a tu narración del ritmo adecuado a cada fase de la trama, estructurar las escenas de tu novela de una forma efectiva, etc.

No desaproveches todas esas carcajadas que estás provocando. Utilízalas para mostrar tu propia visión del mundo.

6. Ríete con tus propios chistes

No se me ocurre mayor síntoma de salud, que reírse con los chistes de uno mismo. Clic para tuitear

No se me ocurre mayor síntoma de salud, que reírse con los chistes de uno mismo. Piensa que, si tú mismo te ríes con los chistes que se te acaban de ocurrir, siendo como eres el que los conoce más de cerca, los lectores no podrán más que caer rendidos ante ellos.

O tal vez no, tampoco quiero engañarte y ocultarte lo ingrato que es el género del humor, pero al menos habrás pasado un muy buen rato.

¿Y a ti te gusta la literatura de humor? ¿Cuáles son tus autores favoritos de este género?

Como siempre, ¡tienes la sección de comentarios de esta entrada a tu entera disposición!

 

Hasta ahora tenemos 2 Comentarios.

  1. Javi Kororo dice:

    Olé, me ha encantado el artículo. Coincido con tu forma de ver el humor como fuerza de cambio.

    Nunca he sido muy de ir siguiendo a autores, casi siempre me he guiado más por títulos y crítica. Pero existe un escritor al que he seguido con constancia durante muchos años. Es la persona de la que más libros he leído, y sí, es Terry Pratchett.

    Además hay otro autor que me fascina, y que podría decir que ha influído en mí al mismo nivel que Pratchett. Hablo de Douglas Adams. Adoro el mundo del autoestopista galáctico.

    Acabas de conseguir un suscriptor. Felicidades por tu trabajo.

    • Gracias por tus palabras, Javi.
      A mí siempre me ha costado algo más conectar con Douglas Adams, pero Terry Pratchett me parece genial. Soy especialmente fan de sus arcos más críticos, como por ejemplo el de la Revolución Industrial.
      ¡Espero que nos sigamos leyendo por aquí!
      Abrazo.

Leave a Reply