¿Te gusta escribir?

Suscríbete y recibirás UN correo semanal con todas las novedades del blog.

Además, como regalo de bienvenida, recibirás también un cupón de descuento del 50% en la novela 'Su muerte, gracias', una obra de humor de la que dicen cosas como éstas:

"Divertidísima, descacharrante, me ha encantado esta historia de fantasía humorística en la que todo es un disparate y, a pesar de ello, es lógico que sea así. Me ha hecho soltar la carcajada en varias ocasiones. Muy, muy recomendable."

"Una novela con un humor fino y ácido, con mucha ironía y con un estilo impecable."

¿Quieres aprovechar este regalo?

Abel Amutxategi

Autor de 'Su muerte, gracias' (humor à la Terry Pratchett), ' La tienda del señor Li' (road movie surrealista) y 'Berbontzi' (literatura infantil en euskera). Fiel devoto de Io y Monesvol, mataría a su editor por un buen barco pirata.

A lo largo de las últimas dos entradas, hemos repasado algunas de las ventajas de utilizar la primera persona y algunos de los inconvenientes que puede tener el uso de esta voz narrativa.

En esta tercera y última entrada (¡por fin terminamos!), vamos a ver cómo podríamos resolver algunos de los problemas asociados a esta voz.

1. Usa un salto temporal hacia adelante

Estamos más que acostumbrados a leer flash-backs, esas escenas en las que el protagonista repasa sucesos que ocurrieron tiempo atrás y que podrían dar luz a lo que le está ocurriendo en el presente. Pero lo que os quiero sugerir hoy es justo lo contrario: utilizar un flash-forward (eso que tan torpemente he traducido en esta entrada como “salto temporal hacia adelante”) para que el protagonista narre los hechos que ahora desconoce, desde un futuro en el que ya sabe cómo ha terminado todo.

Así, el protagonista podría decir cosas como “entonces no sospechaba que mi socio estaba reuniendo pruebas contra mí a mis espaldas” sin traicionar a esa voz en primera persona que hemos elegido.

Nota importante:

En literatura se puede hacer casi de todo, pero a mí me suena muy mal que alguien utilice este recurso cuando esta narrando algo en presente (“entro en la oficina tranquilo, porque aún no sospecho que mi socio está reuniendo pruebas contra mí a mis espaldas”).

Si hemos elegido narrar la historia en presente es porque queremos que el lector acompañe a nuestro protagonista en su aventura, y el dar al lector una información futura de este modo me parece traicionar esa elección narrativa.

2. Haz especular a tu protagonista

Sólo podremos conocer al resto de personajes a través de nuestro protagonista. Y, como es natural, nuestro protagonista sólo podrá mostrárnoslos cuando está con ellos… a menos que lo hagamos especular sobre lo que puede estar haciendo uno de esos personajes en un momento concreto.

“Ramón se preguntó por lo que estaría haciendo Antonio en esos momentos. Erá sábado por la mañana. Lo más seguro era que estuviera jugando al golf, como todas las semanas. Se preguntó por lo que se le pasaría a Antonio por la cabeza al acercar el palo a la bola por enésima vez. Tal vez estuviera tratando de escapar de su matrimonio a golpe de drive, seguro de estar alejándose más de él cuanto más conseguía alejar la bola de su propio cuerpo”.

Esto serás sólo elucubraciones de nuestro protagonista, sí, pero conseguirán crear en la mente del lector una serie de imágenes muy vívidas que estarán directamente relacionadas con la forma de ser de estos personajes secundarios.

taller de narrativa

3. Recrea una escena

Éste es un recurso que se ha utilizado mucho en la literatura negra. Pensemos en todas las novelas que terminan con el detective de turno reuniendo a todos los posibles sospechosos de un asesinato, y reconstruyendo la escena del crimen con ellos.

Cuando se hace esto, la recreación de la escena suele tener también mucho de especulación… a no ser que las pruebas fueran cien por cien concluyentes, claro.

4. Utiliza el lenguaje corporal

Siempre deberíamos tener cuidado con el lenguaje corporal de nuestros personajes, y siempre deberíamos sacar partido de todo lo que puede comunicar un sutil gesto. Pero, cuando estamos contando una historia en tercera persona y tenemos una cierta libertad para perdernos en un personaje durante algunas líneas, el no utilizar el lenguaje corporal es algo perdonable. Es cierto que nuestras escenas no se leerán tan fluidamente como podrían leerse si usáramos también este recurso, pero… nada más grave que eso.

Al utilizar la primera persona, en cambio, este lenguaje corporal será uno de los pocos modos que tendrán el resto de personajes para decirnos qué es lo que realmente piensan sobre algo.

Porque recordemos que lo que decimos no es siempre lo que pensamos, ni mucho menos, ¿verdad?

Después de esta “sobredosis” de primera persona, voy a dedicar las siguientes entradas a algunos asuntos más ligeros antes de volver a hablar de la estructura, que es un tema sobre el que hace mucho tiempo que no escribo nada.

Y vosotros, ¿cómo resolvéis los problemas que acarrea el uso de la primera persona? Ya sabéis que tenéis la sección de comentarios a vuestra entera disposición.

Gracias por leer… 😉

Imagen cortesía de ottonassar

Hasta ahora tenemos 21 Comentarios.

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: A lo largo de las últimas dos entradas, hemos repasado algunas de las ventajas de utilizar la primera persona y algunos de los inconvenientes que puede tener el uso de esta voz narrativa. En esta tercera y última entrada (Â..…

    • William Letters dice:

      Una mención hacia atrás o hacia adelante es interesante, pero convertir un libro en varias historias simultaneas del mismo protagonista en varias épocas de su vida no me gusta nada. ¡ gracias por la pagina |

  2. Jack Shass dice:

    Puf! Justo estaba escribiendo (ahora corrigiendo, malditos gestos corporales xD) un relato en primera persona. Me ha venido de perlas, como casi/todas tus entradas, sobre este y otros asuntos. ¡Gracias!

  3. Anikaqueen dice:

    Gracias por tus consejos, me vienen genial para el proyecto que tengo entre manos.

  4. Juan Mañas dice:

    Interesante, me a gustado mucho, como todas tus entradas desde hace ya un tiempo. De nuevo felicidades y muchas gracias.

  5. Yojaira Almonte dice:

    Estoy interesada desde hace mucho tiempo escribo porque tengo en mi Agenda escribir un Libro basado en La superacion personal…todavia no me atrevo porque me falta Camino por recorrer.

  6. Las limitaciones en primera persona obligan a centrarnos únicamente en el protagonista. A mi se me ocurre como alternativa que el relato cuente con varios protagonistas para así cada uno aportar sus experiencias y opiniones, sería una forma de poder comunicar más detalles externos sobre el resto de personajes. Por ejemplo: en esa reunión del detective si se va saltando de cada uno de los presentes mientras el detective va contando sus sospechas.
    —–
    (Por poner un ejemplo y sin pulir)

    Este detective no tiene ni idea, pero tengo que aguantarle mientras explica sus absurdas cábalas. Yo sé lo que vi aquella noche y no me cabe duda de que fue Martín a quien vi salir del cuarto. Miro su cara y veo a un asesino. Aún en esta situación no sabe disimular, por mucho que lo intente, ahí sentado junto a la viuda rica. Pronto llegará mi momento.

    Piensa Martín, ¡piensa! ¿Cómo se me ha podido ir todo de las manos. Lo tenía todo controlado. Sarah me la tiene jurada, no hay otra explicación. No me ha perdonado mi infidelidad, lo veo en su rostro, en su desdén. ¿Qué va a hacer? ¡Va a delatarme! ¡Tengo que hacer algo!
    -Perdone detective -me oigo decir antes de pensar en nada más.
    -¿Sí. qué ocurre?
    -¿Cómo está tan seguro de que el asesino fue un hombre? Todos teníamos motivos, pudo ser cualquiera, incluido Sara.
    Ya está, es duficiente. Veo en su rostro que he sembrado la duda.

    Maldito cerdo. ¿Cómo se atreve a acusarme a mi? Sí, guardate esa sonrisita porque te va a hacer falta. Ahora verás. Vas a saber quién es Sara Robles.
    -Detective…

  7. A todos los que les guste escribir, os recomendamos nuestra web, EscribeTuLibro, un libro social online donde los usuarios escriben conjuntamente un libro párrafo a párrafo.

    Web: http://escribetulibroweb.es

  8. JVM dice:

    Yo uso alguno de estos recursos, pero sin ser consciente de ello. Me choca verlo aquí tan bien explicado. Gracias, son apuntes muy válidos.

    • Lo normal es que aprendamos estas cosas de forma inconsciente, igual que aprendemos el idioma que hablamos día a día. Piensa que estamos constantemente en contacto con las historias, no sólo cuando leemos, sino que también cuando vemos una película, una serie… o incluso cuando un amigo nos cuenta lo que hizo en sus vacaciones y cómo lo hizo.

      La ventaja que tiene el ser consciente de los recursos de los que uno dispone, es que tienes un “catálogo” del que poder echar mano cuando tienes que enfrentarte a un problema. Y eso creo que siempre es algo bueno.

      ¡Gracias, como siempre, por comentar!

  9. Gustavo Adolfo dice:

    Por esta ocasion pondre mi opinador en silencioso…
    De nuevo muy agradecido con tus consejos, Abel! Eres mi gran maestro contemporaneo de literatura 🙂

  10. Anaela Mendoza Trujillo dice:

    A que te refieres con "Recrea una escena"? No entendí esa explicación n.n

    • Mi intención era ilustrar ese punto con un vídeo por variar un poco… pero al final no conseguí encontrar ninguno. Se ve que al eliminar el vídeo, la explicación ha quedado algo coja, mil disculpas.

      Con esto de “recrear una escena” me refería a esos finales típicos de novela (o película) policíaca en los que el investigador reúne a todos los sospechosos y va recreando la escena: “Usted llegó a la casa del difunto Sr. Jones alrededor de las ocho. Entonces no pensaba matarlo, pero sí que estaba enfurecido por cómo había tratado él a su hija”, (etc.)

      Así el protagonista va revelando los motivos del resto de personajes… aunque no siempre acierte a la primera. En estas novelas de detectivas lo normal es que el investigador vaya mostrando los motivos que tenía cada uno de los sospechosos para asesinar al muerto, y que sólo al final descubra cuál de ellos fue realmente el asesino.

      Intentaré tener más cuidado la próxima vez y que las explicaciones queden más completas… 😉

      ¡Gracias por comentar!

  11. Horacio Bracho dice:

    Creo que no entendí muy bien la parte de “Recrea una escena”….
    ¿Como se crea una escena?
    ¿Qué se necesita?
    ¿En qué consiste?
    ¿Cómo es la mejor manera?
    Los Tips que siempre das

    • Como le decía a Anaela, creo que el problema ha sido que no pude incluir en la entrada un vídeo que me hubiera gustado incluir. Creía que me sería fácil encontrarlo… pero no fui capaz.

      Por no repetir comentarios, te remito a la respuesta que le he dado a ella. Espero que con esa respuesta quede todo un poco más claro.

      ¡Gracias por seguir el blog y perdón por estos deslices!

      • Neris Serrano dice:

        Abel muy interesante tu blogs ahora entiendo porque no he publicado ninguno de mis trabajos y es que para ser escritor es necesario estudiar me toca pulir mi primera obra tener la seguridad para tratar de hacerla realidad….muchas gracias por ese apoyo

  12. Ris Orda dice:

    Genial lo referente a la gesticulación corporal. Nunca se me había ocurrido pensarlo, ¡mucho menos usarlo! Pero me parece una buena forma de empezar a romper la barrera que impide a los secundarios tomar voz propia en las primeras personas.
    Sí, genial. Me reitero.
    Muy artículo.

  13. Dani Pina dice:

    A mi me encanta escribir en primera persona 😀

  14. Luis Vaamonde dice:

    Muy bueno tu ejemplo.

  15. Ángel Gabriel dice:

    Yo, estoy escribiendo una novela, precisamente en la que esta escrita en primera persona y es un investigador de una serie de crímenes, aunque el protagonista principal no es el investigador sino el sicario que comete los crímenes, es una historia basada en hechos reales, que como toda novela también tiene su parte de mucha ficción, por eso estos consejos me han caído de perlas.¡¡¡¡¡¡¡¡MIL GRACIAS!!!!!!!!!

Leave a Reply