Abel Amutxategi

Autor de 'Su muerte, gracias' (humor à la Terry Pratchett), ' La tienda del señor Li' (road movie surrealista) y 'Berbontzi' (literatura infantil en euskera). Fiel devoto de Io y Monesvol, mataría a su editor por un buen barco pirata.

Latest posts by Abel Amutxategi (see all)

La autoedición ha existido siempre y siempre ha convivido con la publicación tradicional. Pero la llegada de Internet, un actor que ninguna gran editorial ha sabido hasta el momento incorporar a su trabajo de forma satisfactoria, ha puesto al alcance de la mano del autor que decide autoeditarse toda una serie de herramientas que antes estaban al alcance sólo de las grandes editoriales.

Vamos a ver cómo se articula este cambio de modelo, y qué diferencias hay entre la autoedición y la publicación tradicional hoy en día.

Publicación tradicional

cómo publicar un llibro

El autor envía su trabajo a una editorial, ya sea directamente o utilizando como intermediario a un agente literario que se llevará un porcentaje de sus ganancias (típicamente entre el 15% y el 20%).

En caso de que se use un agente literario, será él quien defienda los derechos del autor ante la editorial y quien trate de conseguir las mejores condiciones posibles para el autor.

A partir del momento de la firma del contrato con la editorial, será ella la que se encargue de todo el trabajo: corrección final del texto, maquetación, diseño de la portada, impresión de los ejemplares, etc.

Las empresas distribuidoras serán las encargadas de hacer llegar los ejemplares a las librerías, y serán ellas, junto con los libreros, las que se lleven la parte del león en el reparto de beneficios (un 60% de las ventas finales entre los dos).

Algunas editoriales están creando tiendas online para tratar de saltarse este último eslabón de la cadena.

Autoedición

post-autoedicion-publicar

Es el propio autor quien contrata todos los servicios necesarios para la creación del libro. Alguna labores, como la maquetación, podría llevarlas a cabo el propio autor para ahorrar dinero en caso de que tenga esos conocimientos, pero otras figuras, como la imprenta o el corrector de estilo, siempre deberán estar ahí.

Recordemos algo muy importante: Autoeditar significa convertirse en el editor de uno mismo. La calidad resultante debe ser la misma que obtendríamos trabajando con una gran editorial, si no mejor.

Y una vez producido el libro, claro está, será también el autor quien se encargue de distribuirlo como considere más oportuno para que éste pueda llegar al lector final.

Cada caso es diferente, pero lo que mejor resultado suele dar es una distribución combinada:

1. Venta directa a través de Internet por parte del propio autor.
2. Distribución a librerías con las que se haya contactado previamente para saber si les interesa la novela.

El autor también podría decidir contratar los servicios de una empresa distribuidora, pero, siendo como es la eliminación de intermediarios uno de los objetivos de la autoedición, no sería demasiado aconsejable… al menos en un primer momento.

Siendo esto así, ¿cuáles serían las ventajas e inconvenientes de cada uno de estos dos modelos?

Eso lo veremos la semana que viene, en la próxima entrada de esta serie.

¿Os ha parecido interesante? ¡Os animo a compartir la entrada en vuestras redes sociales preferidas!

Hasta ahora tenemos 13 Comentarios.

  1. […] 1. Cómo publicar un libro: Autoedición vs. Publicación tradicional. […]

    • Celia dice:

      Es todo muy complicado. Al parecer, con la crisis las editoriales ya no apuestan por escritores nóveles o desconocidos. Por otro lado, si te autoeditas y no haces la publicidad adecuada, cosa dificilísima, creo yo, te van a leer solo tus amigos, supongo.

      • Tienes mucha razón, Celia. Pero me gustaría añadir otra cosa más: son muy pocas las editoriales que promocionan adecuadamente a sus autores. Lo más normal es que sea el propio autor el que promocione su libro, aunque lo haya publicado con una gran editorial. Conozco algún caso de primera mano, y la verdad es que es un poco triste.
        Ahora mismo, creo que las editoriales que llevan una política de promoción más adecuada son los pequeños sellos que han enfocado su trabajo a promocionar un cuidado trabajo de editor.
        Gracias por comentar 🙂

  2. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: La autoedición ha existido siempre y siempre ha convivido con la publicación tradicional. Pero la llegada de Internet, un actor que ninguna gran editorial ha sabido hasta el momento incorporar a su trabajo de forma satisfac…

  3. Cristina Martínez Carou dice:

    Bueno, ahora mismo la cosa está muy complicada para que una editorial acepte un manuscrito de un escritor novel, por lo que creo que hacerte un poco de autobombo es casi imprescindible. Y si tienes algo de éxito, ahí es cuando tienes posibilidades de que una editorial se fije en ti.

    • Las editoriales son a menudo un negocio deficitario… especialmente cuando hablamos de editoriales pequeñas que, al igual que nosotros, trabajan en ese delicado equilibrio que hay entre el “amor al arte” y la “necesidad de no tener pérdidas demasiado cuantiosas”.
      Así que sí: es necesario promocionar la novela de uno. Pero eso sí: antes de hacerlo hay que ocuparse de tener un trabajo de calidad. Muchas veces veo promociones con errores ortográficos, gramaticales, etc., o simplemente rayanos en el spam.
      Lo primero editar el texto propio contando con la ayuda de los profesionales que necesitemos para ello, luego promocionarlo.
      Gracias por tus palabras, Cristina 😀

  4. Francisco Lopez dice:

    Siempre existe la posibilidad de quien escribe lo haga por el puro placer de escribir, sin animo de lucro ni de fama, y con el único objetivo de dejar volar su imaginación e inspiración. Si alguien le leee, pues ecantado, si no es así, pues no pasa nada. El artículo estupendo. Muchas gracias. Espero poder leer más

    • Tienes mucha razón en eso que dices, Francisco. En el fondo, todos los que escribimos lo hacemos porque nos gusta hacerlo. Pero a mí, por ejemplo, no me gusta corregir. Es divertido escribir las escenas en el primer borrador, sí, pero el resto de versiones de la novela son para mí una lucha por encontrar y corregir agujeros argumentales, formas de hacer que las escenas sean más efectivas… y todo eso antes de llegar a ocuparnos del estilo, claro.
      Todo eso lleva tiempo, mucho tiempo, y con una familia y un trabajo a jornada completa… tengo la sensación de que es algo insostenible en el tiempo.
      ¡Espero verte a menudo por aquí!

  5. Antonio Fernandez dice:

    Terminé mi primer libro hace tres años, hice la maqueta, portada y contra, sinopsis,biografia, en fin todo. Lo envié a varios concursos literarios, me gasté dinero en encuaderrnaciones, envios postales y tras una larga espera no obtuve ninguna satisfacción.Pensé en la autoedicion, en autopublicar en una de esas que te ofrecen a cambio de un dinero que, dependiendo de la cantidad de libros encargados, puede resultar un buen negocio para ellos. Mi novela, de aventuras del siglo XVlll, pesaba mucho y salía cara, 490 paginas, así que decidì meter las tijeras y la dejé en 360, pero siguen siendo muchas paginas para una primera novela. Imprimí en una imprenta de confianza algunos para regalar a familiares y amigos, la impresion de vanidad le llaman, para pulsar la opinion, les gustó a todos. ¿Qué hacer? No me rindo, lo tengo en la Mesa del Editor, una plataforma digital americana, está expuesto y lo ven muchas editoriales y agentes por poco dinero. Mientras…sigo escribiendo.

  6. Desván De Las Letras dice:

    Enhorabuena por vuestra página.

  7. jaime castillo dice:

    he leído en otros artículos que por el momento lo mejor es publicar en amazon.com porque si tienes gracia de Dios y te haces un poco de fama allí entonces las editoriales te pondrán interés.
    Espero ver que opinan ustedes de mi comentario y leer la segunda parte del tema

  8. Jana Álvarez dice:

    Muy interesante el artículo.
    Estoy convencida de que la autoedición es la solución perfecta para los escritores noveles que queremos sentir el placer de ver nuestro trabajo y esfuerzo convertidos en algo tan maravilloso como un libro en papel…
    Ahora hay muchas grandes empresas que se dedican a hacer todo el proceso por ti, pero la verdad, no me convence ninguna.
    También es cierto que uno solo a veces no tiene la capacidad ni las nociones necesarias para llevar a cabo todos los pasos necesarios. Yo he encontrado una pequeña empresa que, por lo que les he ido conociendo, merece la pena si queréis autoeditar y estáis un poco perdidos.
    Se llama Comala Ediciones http://www.comalaediciones.com Y a parte del buen gusto y de sus buenas intenciones, el trato es magnífico y los resultados excelentes.

    Un saludo a todos y suerte con vuestros proyectos!

    • Angel Gabriel. dice:

      Me ha llamado mucho la atención la recomendación que haces de Comala, porque yo estoy un poco perdido, buscando quien me heche una mano, para corregir una novela que ya tengo terminada. y desde luego llevarla a su publicación y venta.
      A raíz de esto, te quiero preguntar ¿tu ya contratastelos servicios de Comala? ¿Que tipo de servicios te han dado? ¿Cuál a sido su costo?
      ¡Lograste publicar con ellos?. por tus respuestas y cualquier otro tipo de aclaración que quieras hacer mil gracias.

Leave a Reply