¿Te gusta escribir?

Suscríbete y recibirás UN correo semanal con todas las novedades del blog.

Además, como regalo de bienvenida, recibirás también un cupón de descuento del 50% en la novela 'Su muerte, gracias', una obra de humor de la que dicen cosas como éstas:

"Divertidísima, descacharrante, me ha encantado esta historia de fantasía humorística en la que todo es un disparate y, a pesar de ello, es lógico que sea así. Me ha hecho soltar la carcajada en varias ocasiones. Muy, muy recomendable."

"Una novela con un humor fino y ácido, con mucha ironía y con un estilo impecable."

¿Quieres aprovechar este regalo?

Abel Amutxategi

Autor de 'Su muerte, gracias' (humor à la Terry Pratchett), ' La tienda del señor Li' (road movie surrealista) y 'Berbontzi' (literatura infantil en euskera). Fiel devoto de Io y Monesvol, mataría a su editor por un buen barco pirata.

Muchos ya sabéis que Neil Gaiman es uno de mis escritores favoritos, sobre todo por el oficio que esconde su escritura.

Hace poco llegó a mis manos ‘El océano al final del camino‘, su última novela traducida al castellano.

A pesar de su brevedad, todavía no la he terminado de leer. Y es que su primer acto me ha parecido tan soberbio que he querido dejarlo ahí y pararme a escribir esta entrada antes de continuar.

¿Y por qué me ha parecido un primer acto tan bueno? Porque Neil Gaiman hace un uso magistral de la anticipación.

Por darle una definición a esta técnica, podríamos decir que la anticipación se basa en dar al lector una información que más adelante será importante para el desarrollo de la historia… y sobre todo en hacérselo saber.

Una vez el lector obtenga esa información, no podrá más que seguir leyendo para llegar a descubrir por qué era tan importante y confirmar si sus sospechas han sido correctas o no.

Y siendo como es el primer acto de una novela una parte en la que se da mucha información al lector en detrimento del avance de la historia, es vital empujar al lector hacia adelante de ese modo.

Pero vamos allá. Voy a destrozaros las primeras 50 páginas de la novela, pero ni una más. Porque es un trabajo verdaderamente recomendable y no os lo quiero estropear.

Traje negro y camisa blanca

“Llevaba puesto un traje negro, camisa blanca, corbata negra y zapatos negros (…). Llevaba la ropa adecuada para un día difícil.”

Cuando leemos esto, pensamos automáticamente que el protagonista de ‘El océano al final del camino‘ ha vuelto a su pueblo natal para asistir a un entierro.

Pero nadie nos lo confirma, ni nos dice quién es el fallecido (si es que existe), ni qué relación guardó nuestro protagonista con él.

El único modo que tenemos de confirmar si nuestra sospecha es cierta o no, es seguir leyendo…. y eso es lo que haremos inevitablemente.

el-oceano-al-final-del-camino-neil-gaiman

Vaqueros y camisas de cuadros

“El minero era un hombre muy alto. Siempre vestía vaqueros y camisas de cuadros, excepto la última vez que lo vi.”

En cuanto uno lee ese “excepto la última vez que lo vi”, sabe que esa última vez sucedió algo importante para el desarrollo de la historia… y que no fue algo  precisamente bueno.

Intuimos que el minero del que se habla no cambió de forma de vestir para ir al banco a recoger el multimillonario premio de una lotería, pero, una vez más, el único modo de descubrir qué es lo que esconde esa frase es seguir leyendo.

Primer Punto de Giro

Páginas más adelante, Gaiman nos desvela el misterio del minero. E inmediatamente después, cuando llegamos a la página 57, el 25% exacto de la novela entera, se produce el Primer Punto de Giro… del que no voy a hablaros para no fastidiaros la historia.

¿Os habéis fijado de qué pequeños detalles depende el que una historia sea o no efectiva? El usar la anticipación es una forma de “obligar” al lector a interesarse por nuestra historia, en un momento en el que la acción de verdad no ha empezado todavía.

Cualquiera de nosotros hubiera podido escribir esas escenas de otro modo, aún transmitiendo el mismo mensaje narrativo, y cualquiera de nosotros se hubiera equivocado al hacerlo.

No quiero terminar esta entrada sin pediros perdón por el retraso de este post. Me había hecho el firme propósito de escribir una entrada por semana, pero la corrección de mi novela ‘Su muerte, gracias’ me está llevando más tiempo del que había calculado.

El plazo con el que tengo que cumplir termina a mediados de noviembre, así que prometo formalidad a partir de entonces 😉

Os recuerdo que, si así os apetece, podéis seguirme también en mi cuenta personal de Twitter. Allí podréis estar al tanto de todo lo que suceda en torno a esta novela… y leer muchas tonterías y algunos apuntes sobre música, por qué no decirlo también.

Gracias por aguantarme…

Hasta ahora tenemos 8 Comentarios.

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Muchos ya sabéis que Neil Gaiman es uno de mis escritores favoritos, sobre todo por el oficio que esconde su escritura. Hace poco llegó a mis manos ‘El océano al final del camino‘, su última novela traducida al castel…

  2. Esteban LV dice:

    oK, venga tío currate el blog, que esta muy bien, animo con tu novela tmb.

  3. La anticipación en un esquema narrativo, nos permite imaginar la historia de distinta manera.

  4. Realmente la familia (y el trabajo remunerado, claro) me quitan muuuuucho más tiempo que la novela. Me curro el blog en la medida de mis posibilidades 😉

  5. Algo a tener en cuenta en mis próximos escritos "la anticipación" de acontecimientos venideros. Los puntos de giro, ya los he experimentado y funcionan.

  6. la verdad es muy interesante leerte, escribo por gusto de plasmar mis ideas pero siempre he tenido la espinita de escribir enserio… es bueno leer tu blog , me da muchas ideas y aprendo cosas que desconozco

  7. Cómo buena Neófita en la escritura, estoy devorando toda la información que me llega, y el uso de la Anticipación me pareció fascinante , espero utilizar esta técnica ..que aunque no fuera mi libro ningún bestseller para mi seria un triunfo poder crear una historia que mantenga el interés de mis amigos.

  8. […] a la zona en la que está la estudiante hasta 20 años más tarde”, etc.), Connie Willis ha creado en mí una expectativa muy fuerte: espero que la peste negra aparezca de un momento a […]

Leave a Reply