Unos personajes atractivos con los que el lector consiga empatizar son uno de los ingredientes de toda buena historia. Ya podemos construir nuestra trama de forma milimétrica o documentarnos en profundidad sobre los temas de fondo que ambientarán nuestra novela, que, si no conseguimos que el lector se interese por nuestros personajes, no habremos conseguido nada. Hemos hablado en varias […]